miércoles, 2 de agosto de 2017

La crítica

Hace poco (hace nada en realidad) leí una columna de Jenny García sobre la falta de crítica en el teatro de Medellín. Crítica en su sentido más diverso, es decir no solo negativo. Crítica para construir aunque se diga que tal obra es mala. Sí, eso también construye.
Algo parecido pasa con la música local.
Quizás abunden las reseñas, pero son tan escasas las críticas. Las reseñas informan, dan cuenta de un producto (un nuevo disco, digamos); la crítica va más allá: valora, pondera, compara. A veces muerde la yugular o demuestra por qué tal canción está de puta madre.
Obvio: nos encanta que nos digan que nuestro álbum es lo mejor después del Lavandería Real. Es más: que es el mejor después de The Dark Side of the Moon.
Pero si no…
O si la crítica es ácida, fuerte, o terminamos comparados con Timbiriche.
Entonces saltan voces a decir que estamos destruyendo la escena. Que al rock de Medellín, que es tan débil, hay que cuidarlo, hablar bien, fortalecerlo.
De nuevo: la crítica ácida también fortalece. A veces, incluso, la visceral.
Partamos de ahí.


No hay comentarios: